Aplicaciones y Servicios Web

Lo primero será entender qué cosa es una aplicación web y en qué se diferencia de una aplicación “común”.

Las aplicaciones que hemos decidido llamar “comunes” son aquellas que se instalan y se usan en un ordenador. Aplicaciones diseñadas para funcionar en un sistema operativo (Windows, iOS, Linux, …), es usual llamarles aplicaciones de escritorio, por referirse a que son aplicaciones pensadas para usarse en un ordenador de escritorio, aunque también en un portátil. Es importante que no confundamos “común” con “simple”: las aplicaciones pueden tener niveles de complejidad enormes ya sean aplicaciones web o de escritorio, son dos elementos que no están relacionados.

Aplicación web

La diferencia de las aplicaciones web, es que están pensadas para funcionar en un servidor en Internet, al cual accedes con tu navegador. Normalmente son aplicaciones que requieren que crees una cuenta y puedas usarla empleando un usuario y contraseña.

En la actualidad, con el nivel de conectividad que existe a escala global, es común que siempre que una empresa necesite una solución de software, se piense primero en si conviene más hacerlo con una aplicación web. Cuando se analizan las ventajas y desventajas de tener una aplicación web en lugar de una de escritorio, la balanza se inclina claramente por la aplicación web. 

En una aplicación web no hay problemas de compatibilidad con sistemas operativos, solamente necesitas un navegador, y aunque no todos los navegadores son buenos seguramente con el que usas siempre podrás explotar al 100% cualquier herramienta desarrollada en forma de aplicación web.

Servicio Web

Muy bien muy bien, pero… y entonces qué es un servicio web?

Un servicio web es algo un poco más complejo de explicar. No todas las empresas tienen modelos de negocios que requieran en algún punto de desarrollar un servicio web, por lo general está relacionado a empresas que ofrecen servicios de información sobre Internet. Un claro ejemplo sería una empresa que se dedique a realizar previsiones del clima. Un servicio web que podría ofrecer esta empresa es poder entregar sus previsiones a sus clientes de forma completamente autónoma a través de una API (ya se va complicando el tema, pero intentaremos mantenerlo tan simple como sea posible). Esto sería una forma en la que otros programas se puedan comunicar con las previsiones que ofrece la empresa y puedan obtener previsiones de forma automática. Así, los clientes que utilizan estas previsiones podrían tener sus propias aplicaciones corporativas que de forma automática descargan los datos de las previsiones más recientes y sirven como una potente herramienta de trabajo.

Intentando simplificar al máximo, la diferencia entre una aplicación web y un servicio web es que la aplicación web es un sistema de gestión diseñado para ser usado por humanos, mientras que un servicio web es un sistema diseñado para ser usado por otros programas.

Y si ya lo tienes claro, te lo ponemos fácil... escríbenos aquí mismo con la descripción de lo que necesitas. Vamos a crear tu aplicación y servicio web!